Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
RESISTENCIA CABERNETERA
HUEVOS Y UVAS
25 de Noviembre, 2008    Cultura

CUENTOS CORTOS DE FUTBOL

Ese dia......se parecio mucho al cementerio

 

Fue un día que, no sé por qué, lo recuerdo nublado y pálido. Un día que guardo en la memoria como grabado a fuego y que, no sé por qué, me esfuerzo en olvidar; un día que hubiera preferido vivirlo del lado de enfrente; un día en que las explicaciones quedaron enterradas bajo la sombra de tres postes blancos y una línea de cal pintada con desgano.

La llegada a la cancha fue una prolongada procesión de pies arrastrados y esperanzas golpeadas, de santos que no escucharon las plegarias y de rostros resignados al filo brillante del verdugo.

Las puertas se abrieron y esta vez no había apuro, las banderas flotaban en el aire con el mismo orgullo que muestra el sentenciado cuando rehusa un último deseo. El verde se veía muy gris, las redes parecían cansadas, el cemento no era más que cemento y los alambrados estaban aburridos por el tiempo que había pasado sin que la alegría los zarandeara.

Pisé el tablón en el mismo lugar de siempre, paso a paso, ese recorrido, que nunca se me había hecho tan largo, parecía retumbar como el eco de aquellas tardes en que las sonrisas y los ojos bien abiertos iban al encuentro de los presentes de siempre.
Subí más alto, a lo mejor porque quería estar un poco solo, a lo mejor porque quería estar más cerca del cielo para sentirme más acompañado.

El partido comenzó como un trámite sencillo, la explosión de la tribuna visitante no encontró la respuesta de siempre en la local. Un nudo en la garganta impedía que la tibia brisa de himnos futboleros acompañe los giros de la pelota y las ganas que los jugadores ponían a pesar del horizonte oscuro.

Pasó el primer tiempo y el descanso no sirvió para otra cosa que para gritarnos en la cara que eso no era un sueño. Mirar la camiseta con esos gloriosos colores parecía nublar la vista del más duro. Sentir que los buenos tiempos quedaban atrás emocionaba al más insensible y lo que antes era fiesta, ese día, se pareció mucho al cementerio.

Cuando prácticamente todo había terminado comenzó a llover, o fuí yo que empecé a llorar, no recuerdo; ya sé que los hombres no lloran, pero me parece que ese día aflojé. Estaba sintiendo en cada parte de mí: la pesadilla del hincha. Estaba viendo ante mis ojos como esa maldita tarde inolvidable se hacía realidad. Esa camiseta, esos colores, esas banderas no alcanzaron para secar las lágrimas ni calmar el dolor que venía de no sé qué parte del alma. Y llegaron las palabras más tristes que el enamorado de la pelota puede pronunciar; el equipo, ¿hace falta que lo diga?, el equipo se fue al descenso; y con él se iba la camiseta, los colores, las banderas, los jugadores, el utilero, el canchero, el boletero, cada pedazo de alambre, las redes, el cemento y toda esa hinchada que poblaba esa cancha cada domingo.

No recuerdo el resultado, pero sé que, no sé por qué partido que se jugaba no sé dónde, la sentencia había sido firmada. Porque el fútbol tiene las postales más coloridas y felices, pero también tiene de las otras. Esas que sólo los que las vivieron en carne propia saben que gusto tienen. Pero faltaba algo, porque siempre hay algo más, porque si bien no recuerdo el día ni tampoco el resultado, no voy a olvidar nunca el tímido susurro que lanzado por el orgullo inundó toda la tribuna; ese que nos invitaba a ver más allá, a pensar en la vuelta, a soñar con el regreso de los buenos tiempos. Ese susurro que terminó en estruendo, ese grito que tuvo más sentido que nunca y que decía: «Yo te sigo a todas partes donde vas, cada vez te quiero más...» Una frase que sólo puede entender el que estuvo en las buenas y en las malas, el que vio como unos simples colores pueden llevarte a la oscuridad de un día en el que todo puede irse al descenso menos el orgullo de serle fiel a un amor. Un amor maltrecho que aquella tarde me sonrió con resignada mueca melancólica desde la puerta del cementerio.

por José M. Pascual

 

Las reglas del picado.....

 

La cuadra del paredón de la fábrica era una de las pocas del barrio que no caían en barranca hacia el río y ese simple hecho, sumado a que tampoco estaba marcada por las vías del viejo tranvía, la hacían ideal para correr detrás de la pelota.

Nos juntábamos a la tardecita en la esquina del almacén del gallego y, de allí, cuando ya sumábamos un número considerable, partíamos en desprolija caminata cuesta arriba hacia la calle de la Americana; así le llamábamos. Parece ser, según contaba mi tío que vivía en el barrio desde que nació, que aquel edificio enorme fue un importante frigorífico donde trabajaban la mayoría de los que poblaron el lugar hace no sé cuantos años, pero entonces solo quedaba el esqueleto; unos cuantos ventanales que el aburrimiento juvenil había roto a pedradas y un gran cartel de oxidado metal sobre la puerta grande que dejaba leer el nombre con que lo habían bautizado. Por lo tanto, para el resto del mundo nosotros todas las tardes éramos los pibes de La Americana, los mismos que minutos antes éramos los de la esquina del almacén y que tiempo después de pasar por esos dos estados recuperaríamos nuestros nombres individuales.

Las reglas eran aquellas que quién sabe que espíritu de antepasado de picado había dictaminado y que todas las generaciones precedentes acatarían, con alguna que otra modificación local, sin discutir regla alguna. Se va cuando el balón sube a la vereda y vale hacer rebotar la pelota contra el cordón, una cuestión que aunque algún desprevenido podría tildar de sin importancia, requería de una técnica especial que permitía realizar unas paredes memorables y hasta incluso pases que mezclaban la habilidad futbolera con la astucia de un billarista haciendo que la bocha llegue a destino después de rebotar en la banda. Los postes, variaban según las comodidades del estadio. Nosotros teníamos unas piedras de un tamaño considerable que guardábamos cuidadosamente, al finalizar cada encuentro, al lado del palo de la luz. Lo curioso era que para la regla la línea imaginaria que partía de las piedras variaba su ancho según sea el arco propio o el del contrario, y dado ese punto, era que prácticamente los únicos goles que no se discutían eran los que entraban por el medio y al ras del piso. El travesaño era otra historia que estaba relacionada con la capacidad de salto del arquero, la que siempre era inferior a la altura por donde había pasado el esférico aludiendo con un salto corto y desganado a la frase: "no ves que no llego", demostrando que la posibilidad de anotar dependía también de la capacidad de negociación que tuvieran los equipos.
Otra regla era la que decía que generalmente el partido finalizaba cuando el dueño de la pelota se tenía que retirar. A partir de esas, las principales, había otras que dependían del folklore local. Algunos tuvieron que inventar soluciones al tema de los autos estacionados dentro de los limites del campo de juego, otros al congelamiento de la jugada cuando pasaba un peatón externo al duelo futbolístico, y reglas que nacieron de la experiencia, como esa que teníamos nosotros y que impedía hacer picar la pelota antes de llegar a la cancha. Parecía ridícula, pero quien estuvo la tarde de aquel jueves, en que se suspendió el fútbol a causa de no existir esa regla, no se atrevería a cuestionarla.

Resulta que el gordo Aníbal llegó a la esquina aquella tarde con algo que le garantizaba la titularidad, una pelota de cuero, perfectamente redonda. Nos quedamos boquiabiertos, creo que imaginando cada uno las maravillas que esa tarde podríamos hacer con semejante belleza. Los pies nos tiritaban, un par se pararon como resortes para verla de cerca y el gordo explicaba como había llegado a él ese regalo de cumpleaños soñado por cualquiera de nosotros. Hoy iba a haber fútbol con una pelota de enserio, una profesional. Los gajos brillaban y las costuras se veían poderosamente indestructibles. Antes de que el grupo tomara conciencia, y estirara sus manos para tocarla, el gordo miró a la audiencia de la esquina del almacén y al tiempo que dijo: ¡qué les parece muchachos!- la hizo rebotar contra la vereda en un acto tan inocente como inolvidable. Trato de recuperarla después del pique, pero una piedra, quizás el filo de una baldosa floja, hicieron que el balón se descontrolara para empezar a rodar calle abajo. Picaba, saltaba, rebotaba y rodaba, cada vez más rápido, como si le hubieran abierto la jaula a un animal enfurecido, allí iba, rumbo a la avenida del bajo sin que nosotros pudiéramos llegar a alcanzarla.

Ella había emprendido su rumbo, sin que todavía ningún pie hubiese podido tocarla.  Nosotros salimos en estampida tratando de detener sus giros y saltos; sabíamos a dónde iba, y la idea nos desesperaba.  Por más que algunos dejamos de respirar con tal de duplicar el ritmo de carrera, por más que otros imaginaban que con gritos de alerta la pelota se iba a detener, ella siguió llevándole varios metros a todos los que  tratábamos de detenerla en una carrera que el barrio entero tardaría en olvidar. 

!Noooo!- gritamos todos casi al mismo tiempo.  Pero el grito quedó mudo al ver como un camión con acoplado, que cargaba tubos de metal, le pasaba efectivamente por arriba, quitándole el aire, haciéndola estallar, convirtiéndola en un pedazo inservible de cuero y costuras.

Aquel fue un día negro.  A penas unos segundos nos había durado la ilusión de la pelota nueva, y antes de que cualquiera pudiese acariciarla con los pies: ella ya no existía.  Ese día no hubo picado, y a partir de entonces la regla de "no picar la pelota antes de llegar a la cancha" sería, para "los pibes de La Americana", una regla que ni el más rebelde se atrevería a romper.

por José M. Pascual

 

 

Aca dejo pequeñas historias de futbol, que seguramente nos abran pasado en algun momento...

 

El coco

Palabras claves
publicado por osvaldocristian a las 23:23 · 5 Comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (5) ·  Enviar comentario
MUY BUENA LA NARRACIÓN COCO PERO......DÓNDE ESTÁ ESE POETA QUE CREA ILUSSIONES CON SUS METÁFORAS??????????
DEJÁ DE CITAR A OTROS Y EMPEZÁ A CREAR ALGO VOS CON ESA MENTE TAN BRILLANT QUE A LOGRADO REALIZAR LAS MEJORES TÁCTICAS DEPORTIVAS JAMÁS VISTAS EN ESTAS TIERRAS.....
publicado por la foca muerta entre las piernas, el 26.11.2008 07:11
¡Cien cuentos de fútbol!


Para matizar el receso futbolero y mitigar la abstinencia de la pelotita, el sitio www.cuentosymas.com.ar que dirige el periodista Juan José Panno, seleccionó cien textos (minicuentos, relatos, anécdotas, crónicas) de fútbol de diversos autores y distintas épocas.
Juegan en el mismo equipo Roberto Fontanarrosa, Eduardo Galeano, Osvaldo Soriano, Juan Sasturain, Juan Pablo Sorin, Alejandro Fabbri, Ariel Scher, Angel Cappa, Walter Vargas, Borocotó, Roberto Arlt, Diego Lucero, Vinicius de Moraes, Rodolfo Braceli, Alejandro Dolina, Eduardo Sacheri y el mismo Juan José Panno, entre otros.
La página propone además que los lectores envíen cuentos cortitos de fútbol para que se pueda jugar el segundo tiempo de la propuesta.
publicado por moniquette, el 11.08.2009 00:07
Different people all over the world get the mortgage loans in different banks, because it's comfortable.
publicado por Leona, el 02.04.2012 21:22
cuentos mas largos sobre futbol
publicado por valentina, el 08.04.2014 18:09
cuentos mas largos sobre futbol
publicado por valentina, el 08.04.2014 18:09
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
EN IMAGEN

PURA RESISTENCIA

PURA RESISTENCIA
CALENDARIO
Ver mes anterior Octubre 2014 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031
TÓPICOS
» Cultura (130)
» Deportes (30)
» Diversion (9)
» General (50)
» Musica (7)
» Politica (7)
BUSCADOR
Blog   Web
SECCIONES
» Inicio
SOBRE MÍ
FOTO

resistencia y cabernet

futbol, futbol y futbol

» Ver perfil

ENLACES
» catenaccio
» casi
» el que hay
» el clande
» 4 de copas
» dpi
» mapuches
» buscapie
» viejo buscapie
SE COMENTA...
» CUENTOS CORTOS DE FUTBOL
5 Comentarios: valentina, valentina, Leona ...
» freestile
1 Comentario: volvi
» MUERTO??
6 Comentarios: Christian el Capitán, EL QUIRQUINCHO, Christian el Capitán, [...] ...
» BOMBITA , PRRRTTTT!!!
5 Comentarios: EL QUIRQUINCHO, EL QUIRQUINCHO ...
» Soñar no cuesta nada.
4 Comentarios: RULO, Ale, RULO, [...]
MÁS LEÍDOS
» 1º Fecha
» ASADO, HUEVO, FULBITO Y CABERNET
» BLUES DEL LABURANTE
» CUENTOS CORTOS DE FUTBOL
» Curso básico de racismo y de machismo
» MUERTO??
» PARA UN CABERNET CLANDESTINO UNA BUENA RESISTENCIA
» PARA USTEDES QUE NO CREEN EN DIOS, MANGA DE ATEOS..
» SIN GOLES NO HAY PARAISO
» Soñar no cuesta nada.
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad